UNA SIESTA AL DÍA

UNA SIESTA AL DÍA

UNA SIESTA AL DÍAAunque es de suma importancia dedicar las horas de la noche a un sueño reparador y duradero (de 7 horas en un adulto) (Sharma S, 2010) también se ha encontrado que el “echar una siesta” durante el día, conlleva varios beneficios tanto para jóvenes como para adultos.

Aunque son muchos los beneficios que pudieran existir con estas pequeñas siestas, estos beneficios son prácticamente más marcados en personas que por razones de trabajo principalmente deben permanecer despiertas durante algunas horas de la noche (G Ficca, 2010), algunos de los beneficios que se han encontrado es que la falta de sueño. Las siestas pues, son en general compensatorias. Si por algún motivo (que no es lo recomendable) tienes que permanecer despierto a altas horas de la noche, lo ideal es realizar una siesta durante la siguiente tarde, misma que no debe de pasar de 10 minutos (A Brooks, 2006).

Esto es porque una siesta de 10 minutos es tan eficaz en cuanto a vigor, fatiga, alerta y actividad cognitiva se refiere, como una siesta de más de 30 minutos, sin continuar con la inercia de sueño (periodo de desorientación, confusión y sueño que el individuo experimenta inmediatamente después de despertar) que se observa con más de 30 minutos, aunado al posible impacto deletéreo en el sueño de la siguiente noche (A Brooks, 2006) (CE Milner, 2008).

Por consiguiente, si no pudiste descansar de manera adecuada toda la noche, al siguiente día una siesta de 10 minutos será la mejor decisión para recuperar la fatiga que se ha acumulado de la falta de sueño previa. Sin embargo si dormiste bien durante la noche, el poder dedicar 5 minutos del siguiente día a relajarte, te ayudará a regresar a tus actividades con más fuerza y concentración.

Yo Quiero ¡Vivir Sano! Y ¿Tú?

Autor: Dr. Gabriel Trigueros Del Valle
Médico Internista, IMSS Jalisco
Catedrático de la Universidad de Guadalajara

Comparte esto en: