ser-agradecido-ayuda-a-tu-salud

SER AGRADECIDO AYUDA A TU SALUD

ser-agradecido-ayuda-a-tu-saludInvestigaciones realizadas por expertos nos dicen que un corazón agradecido recibe beneficios físicos, mentales, espirituales y sociales. ¡Ser agradecidos es un proceso que nos revive! Algunos de estos beneficios son:

  1. Nos hace felices. Existe una lista de los países más felices en el mundo y curiosamente no son los más ricos, sino los que tienen algo en común: las personas son agradecidas. Ser agradecidos aumenta la satisfacción en la vida, los niveles de optimismo, la alegría, el entusiasmo y otras emociones positivas.
  2. Fortalece las relaciones. Ser agradecidos nos hace más comprometidos con la familia, la pareja y los amigos, y nos da mayor satisfacción. Nos hace personas con quienes los demás quieren estar y nos da un espíritu perdonador y generoso. Las emociones positivas se trasmiten, se contagian y es grato rodearse de personas positivas.
  3. Beneficia a quienes lo reciben. Una persona agradecida es más feliz y transmite bendición a su alrededor a cada momento que da gracias a otros. ¿Cómo te has sentido cuando otra persona te agradece algo? ¡Recuerda siempre que no solo es cuestión de dar sino de recibir!
  4. Desarrolla una actitud positiva. Para muchas personas es difícil afrontar la vida de manera positiva, ya que solamente ven las cosas tristes y negativas de cada situación. Sin embargo, al agradecer lo que tienes y no centrarte en lo que te falta, se promueve una actitud positiva y los obstáculos, aunque difíciles, los saltarás mucho mejor.
  5. Tiene efectos físicos. ¿Te cuesta dormir bien o tienes dificultades para levantarte e iniciar un nuevo día? Practica la gratitud. Las personas agradecidas duermen mejor, disfrutan de más horas de sueño cada noche, pasan menos tiempo despiertos antes de dormirse y se sienten más animados al despertar. ¡Qué ingenioso sería contar bendiciones en lugar de ovejas cuando no puedes dormir!

Ser agradecidos es el medio para ver el milagro de la vida. Por muy difíciles que sean nuestras circunstancias, siempre existe algo por lo cual estamos agradecidos. Dar las gracias en abundancia cambiará nuestras vidas… por eso te desafío a intentarlo.

Yo Quiero ¡Vivir Sano! ¿Y tú?

Autoras: Silvia Ivette Ramírez y Ana Lucrecia Salazar.
Mtra. Relaciones Familiares.
Dra. Administración Educativa.
Catedrática de la Universidad de Montemorelos.
Directora de la Facultad de Psicología de la Universidad de Montemorelos.

Comparte esto en: