BENEFICIOS EMOCIONALES DE CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

Caminas por la calle y ves que a la persona de delante se le cae un papel al suelo. Al principio piensas que es algo importante y que deberías devolvérselo, pero te fijas mejor y compruebas que no es más que un ticket de la compra arrugado, hecho una bola. Lo ha tirado a propósito.

Afortunadamente, ésta es una actitud cada vez menos habitual, gracias en parte a las campañas de concientización sobre la importancia de no tirar basura al suelo y mantener los espacios limpios. Sin embargo, a juzgar por el aspecto de algunos lugares, cuyos suelos están en muchos casos repletos de basura y desechos, vemos que todavía queda mucho por hacer.

Separar la basura es una de las acciones que puede hacer la diferencia para obtener un mundo menos contaminado. Involucrarnos en esta tarea puede aportarnos importantes beneficios para nuestra Salud Mental.

Beneficios emocionales de cuidar el medio ambiente:

  • La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de incentivos, que la relación con ella provoca un estímulo directo en las neuronas, en las emociones y supone una experiencia que genera un inmediato bienestar. El sencillo pero maravilloso hecho de oler intensamente una flor, contemplar la amplitud del campo, un atardecer en el mar o escuchar el canto de un pájaro provoca en el ser humano sentimientos positivos, y estos se almacenan fácilmente en la memoria, a la cual podremos recurrir cuando necesitemos sentirnos bien.
  • El contacto con la naturaleza mejora la tolerancia a la frustración, algo que los psicólogos consideramos esencial para nuestro bienestar emocional. Los campesinos saben bien que no se puede luchar contra los elementos: si llueve, te mojas; si hay que subir por un sendero pedregoso, no puedes evitarlo; es mejor no buscar atajos, porque quizá te pierdas. El hecho de aceptar las incomodidades del clima y del terreno son situaciones que no son manipulables en los retos de la vida diaria. Uno tropieza, se moja, se cae, se mantiene erguido frente al viento. No podemos controlar ciertas circunstancias, pero sí manejar nuestra actitud frente a ellas.
  • Sentirnos más agradecidos es otro de los beneficios que encontramos al entrar en contacto con el medioambiente, y los estudios demuestran que el corazón de las personas agradecidas late mejor, pues ese estado libera endorfinas que regulan la presión sanguínea.
  • Está más que comprobado que valorar y reconocer lo positivo hace que tu cerebro se oriente hacia las cosas buenas y los detalles agradables, convirtiéndote así en un detector y potenciador de momentos de bienestar.
  • Pero no todo es psicología. La ciencia constata que en los espacios naturales se generan iones negativos que mejoran el estado de ánimo; por ello dar un paseo por el campo ayuda a descargar el malestar y llenarnos de energía saludable y equilibrada.
  • Numerosos estudios han relacionado la exposición a la naturaleza con el incremento de la vitalidad y una mayor sensación de felicidad. Por ejemplo, las personas que participan en excursiones al campo declaran sentirse más vivas, y que el solo recuerdo de esas experiencias al aire libre las hace sentirse más alegres.
  • Ayuda a que regulemos las emociones negativas. Nada como un paseo entre árboles para calmar la agresividad o reducir el enojo. Por ello debemos proteger el medio ambiente como el mas valioso recurso, no debemos desterrar nuestra propia esencia, que es estar en contacto directo con la naturaleza.

¿Todavía no sabes cómo evitar que la basura y los desechos contaminen y acaben con más vidas en el planeta? Un simple gesto puede ayudar a hacerlo: el reciclaje.

Separa de forma adecuada en casa:

  • Envases domésticos o plásticos (contenedor amarillo).
  • Papel y cartón (contenedor azul).
  • Materia orgánica como frutas o verduras (el marrón).
  • Vidrio (el verde).

Esto facilitará su reciclaje y así se aprovechan los materiales de nuestros residuos para crear nuevos objetos y productos. De esta forma, no sólo ayudamos a dejar la superficie libre de basura de forma que está más limpia y es más cómodo y seguro para todos-, sino que también evitamos la extracción de recursos para crear nuevos materiales, con el impacto ambiental que ésta acarrea.

Reflexión

“Por medio de la naturaleza podemos contemplar al Dios de la naturaleza. El revela su carácter mediante los elevados árboles, los arbustos y las flores. Se lo puede comparar con los más hermosos lirios y rosas. Me gusta contemplar las cosas de Dios manifestadas en la naturaleza, porque el Señor ha impreso en ellas su propio carácter”. Elena de White

Yo Quiero ¡Vivir Sano! Y ¿Tú?

Autor: Miguel Ángel Juárez Sánchez
Lic. Psicología
Colaborador Universidad Promotora de Salud / Universidad de Montemorelos