El programa “Vamos a Movernos” de Quiero ¡Vivir Sano! Fomenta la actividad física como un hábito que beneficia la salud integral, realizando diferentes actividades, proporcionando información y contribuyendo a la educación para la salud.

¿QUÉ TIPO DE AF DEBO DE REALIZAR?

Nuestro cuerpo y mente necesitan diferentes tipos de AF para así poder mantener nuestro sistema funcionando de una manera óptima. Las actividades aeróbicas mantienen el sistema metabólico, que es el que provee energía; y también al sistema cardiorrespiratorio para que los nutrientes puedan llegar a su destino y puedan ser utilizados. El entrenamiento de fuerza mantiene nuestro sistema músculo esquelético. El entrenamiento de balance, especialmente cuando somos adultos mayores, nos ayuda a disminuir el riesgo de caídas.

¿CUÁNTA AF DEBO HACER?

Una manera fácil y rápida de contestar a esta pregunta es: “¡más!” o “Algo es bueno, pero más es mejor”. La guía de AF del 2008 establece que debemos EVITAR SER SEDENTARIOS y que algo de AF es ¡MEJOR QUE NADA! Y que los beneficios que se reciben por practicar esto de manera habitual aumentan cuando se aumenta la cantidad de AF que se realiza.

¿QUÉ TAN INTENSA DEBE SER MI AF?

Antes se pensaba que los beneficios de practicar AF solo se obtenían si se realizaba con una intensidad moderada a vigorosa y que una AF “light” no producía beneficio alguno para la salud. Hoy sabemos que es mejor hacer AF “light” que ser inactivo físicamente. Esta es una de las razones por la cual debemos MOVERNOS.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR